09
Jul

Te recomendamos los mejores sitios para visitar en Málaga

Es probable que ahora, que estamos en condiciones de poder empezar a viajar, te estés planteando destinos de playa. ¿Y cómo no? la Costa del Sol es uno de los grandes destinos estrella en España. Y aunque probablemente te decantes por poblaciones cercanas a la gran capital como Torremolinos, Fuengirola, Mijas o Benalmádena, está claro que la visita a la gran urbe andaluza de costa por excelencia, es siempre un hecho. Por ello, en esta nueva publicación te vamos a recomendar qué ver en Málaga. Los mejores y más populares sitios que visitar en Málaga, y que sin duda, te enamorarán…

Málaga es una ciudad grande, cosmopolita y muy acogedora, que ofrece a sus turistas y visitantes en general, una excelente combinación de un producto turístico lleno de variedad. Un contraste indudablemente atractivo que convence desde el primer día y que te hace volver siempre que visitas la zona.

Pero además de ser una de las ciudades más grandes en España, combina el arte, el ocio, el sol y la gastronomía de un modo especial y único.

En esta ocasión te vamos a proponer tres de los productos turísticos más representativos en nuestra ciudad, como son la Catedral de Málaga, el Palacio de la Almadrava y el mismo Teatro Romano de Málaga.

La Catedral de Málaga

En el corazón del centro histórico de Málaga, encontrarás la que es sin duda, una de las construcciones más bellas del país. Se trata de la mítica Catedral de Málaga, también conocida como la Catedral de la Encarnación en Málaga, o más vulgarmente como la Manquita de Málaga. Se dice que este nombre le viene a la catedral porque le falta una torre.

Construida en pleno siglo XVI, este precioso edificio nos muestra el propio reflejo de la época. Un momento en el que chocaban diferente estilos arquitectónicos que se enfrentaban para consolidarse. Por ello, el arte gótico y las huellas del Renacimiento son fácilmente apreciables en la Catedral de la Encarnación, especialmente este último. De hecho, estamos ante un estilo originariamente gótico muy fácil de apreciar en sus trazas, aunque la tendencia a unos resultados altamente renacentistas eran y siguen siendo evidentes.

Las visitas guiadas en la Catedral de Málaga son constantes y altamente enriquecedoras, dando al turista en todo momento, la posibilidad de conocer a fondo tanto el interior del edificio como sus alrededores.

Y es que la Catedral en Málaga es considerada como el símbolo de la ciudad y de todos los malagueños, además de por su belleza evidente, por la historia que encierra entre sus muros.

En realidad, el edificio está ubicado dentro de los límites de ese gran templo que constituía la antigua mezquita Aljama en Málaga en su larga etapa de ocupación árabe. Dentro del radio de su antigua muralla, se encuentra esa «nueva» construcción que los Reyes Católicos ordenaron levabntar para marcar una nueva era cristiana en la ciudad tras su conquista definitiva a finales del siglo XV.

La Alcazaba de Málaga

El Palacio Alcazaba en Málaga es también uno de los activos turísticos más reclamados y visitados por los visitantes que llegan a nuestra ciudad. Se trata de una fortificación palaciega musulmana que fue construida sobre una anterior cuyo origen era fenicio púnico.

Con una superficie de 15 mil metros cuadrados, el palacio ocupaba la parte oriental del recinto amurallado de la antigua ciudad.

Se trata indudablemente, de un claro prototipo de arquitectura militar muy propio de la época de su construcción. Un estilo que queda claramente visible en su doble recinto amurallado, así como en esa extensa cantidad de fortificaciones con las que se diseñó.

Conjugando de un modo magistral su interesante historia con su magistral belleza, el palacio Alcazaba de Málaga conserva instancias almoravides, almohades y de su etapa nazarí. Sus jardines y estanques son prueba de esto último, ya que en dicho ciclo se reinventaron de modo especial.

Fue construida entre al año 1057 y 1063, utilizándose una diversa cantidad de piezas de la parte anexa del teatro romano, como columnas y capiteles del mismo.

Lo curiosos es que conjuga de un modo magnífico esas necesidasdes de defensa que tenían con el arte árabe más bello y absoluto. El lugar estratégico en el que fue construido era además su principal arma, ya que desde allí se podía divisar perfectamente la ciudad y la bahía, pudiendo estar los árabes, siempre bien prevenidos también de los ataques marítimos.

El proceso histórico del palacio engloba diferentes etapas: desde su primer período árabe hasta el siglo XV; su estabilización y constante cambio a partir del siglo XVII; el espíritu de dejadez y abandono que era propio del siglo XIX; y una posterior y final etapa de recomposición del palacio que comenzó a partir del segundo cuarto del siglo XX, y que ha llegado hasta una total recuperación como monumento artístico e histórico hasta día de hoy.

El Teatro Romano de Málaga

Junto a la misma Almadrava se encuentra el legendario Teatro romano de Málaga. Una construcción que data de la misma Hispania romana del siglo I antes de Cristo, y que se llevó a cabo en aquel mítico ciclo histórico que fue gobernado por el Emperador Augusto.

Pero el Teatro Romano en Málaga tuvo una vida activa hasta el siglo III, siendo parte de sus piezas utilizadas siglos después como soporte para la construcción de la Almadrava árabe de Málaga, y utilizándose parte subterránea del teatro como una auténtica cantera que quedó oculta hasta finales del siglo XX, tras la demolición del antiguo Palacio de Archivos y Bibliotecas de Málaga. Esta destrucción fue necesaria para llevar a cabo imprescindibles descubrimientos arqueológicos, que en Málaga nos ayudaron sustancialmente a disponer de testimonios de sobra para entender su historia más remota. Así es como hemos podido concluir numerosos detalles de las Málagas romana y árabe…